martes, 24 de septiembre de 2013

Las rutinas

Las rutinas son una parte trascendental de la vida de cualquier niño porque le ayudan a desarrollar la sensación de estabilidad y orden.

Pero, ¿qué entendemos por rutinas?

Son ritmos de actividad (o no actividad) que se mantienen estables en su vida diaria y son  los adultos quienes debemos establecerlas. Es imprescindible que el niño sepa siempre en qué momento las llevará a cabo.

¿Por qué son importantes las rutinas?

Porque les proporcionan orden y claridad, les permiten prever y anticipar lo que va a suceder y les permiten diferenciar los distintos momentos del día, de esta manera desarrollarán su organización temporal y se sentirán más seguros en el mundo que les rodea.
Gracias a ellas el niño irá adquiriendo una serie de hábitos de alimentación, higiene, sueño… que le permitirán convertirse en una persona autónoma e independiente.



¿Qué rutinas debemos establecer?

-En primer lugar, las rutinas deben responder a ritmos y  necesidades reales del niño y como educadores debemos reflexionar sobre cuáles establecer.
-Hemos de evitar la excesiva división del tiempo y la rigidez en las mismas. No podemos olvidar que el niño necesita tiempo para jugar, explorar, divertirse…
-La adopción y desarrollo de determinadas rutinas deben ser compartidas por todos los miembros de la familia,  dando así ejemplo con nuestra conducta (seguir horas de comida marcadas, de ir a la cama...).
-También es muy interesante hacerles partícipes en el establecimiento de sus propias rutinas, ya que así las acatarán de mayor agrado y conseguiremos que entiendan por qué se hacen las cosas de cierto modo.
-Poco a poco, cuando vayan interiorizando la rutina, iremos dejando que ellos mismos la realicen fomentando así su autonomía (no hay que decirles que es hora de comer o de dormir, ellos ya lo sabrán).

 Las más significativas son:
-Sobre alimentación: se acordarán unas horas de comida para el desayuno, el almuerzo, la comida y la cena. Hay que procurar en la medida de lo posible que el horario sea respetado y que todos los miembros coman juntos. Que haya tranquilidad, un ambiente agradable, se coma sin prisas y que no haya picoteo antes de estas horas. También fomentaremos en el niño el hábito de comer todo tipo de alimentos, coger adecuadamente los cubiertos, comer con la boca cerrada, sentarse de la forma adecuada… Y procurar que sea una actividad divertida, que el niño no la vea como una obligación.

-Sobre el sueño: es fundamental un buen hábito de sueño pues es una actividad vital para el individuo ya que le permite descansar, relajarse y recuperar fuerzas, tanto en el aspecto físico como en el cognitivo, además de que el crecimiento se produce en las horas de sueño. Así, debemos establecer con el niño una hora para irse a la cama, tanto para la siesta como para la noche, y este horario debe respetarse siempre. Si no tiene sueño podemos contarle un cuento o hablar de lo que ha hecho durante el día. Si tiene hermanos de edades similares deben acostarse a la misma hora, procurando siempre un ambiente silencioso y relajado.




Empezamos una nueva andadura.

Un  año más ya estamos preparados para iniciar un nuevo curso. 
Esta semana están programadas las reuniones para los padres de Infantil en donde se os explicarán las distintas novedades del curso.




Os enlazo el nuevo  Calendario Escolar curso 2013-14 desde la página de Consellería. 
Los datos de Nuestra página web con los números de teléfono para contactar con nosotros.
¡Buen inicio de curso!